viernes, 31 de julio de 2015

Regreso de la Patrona a Santo Domingo

El pasado domingo 26 de julio terminaba la peregrinación extraordinaria que ha realizado la Virgen del Rosario, Patrona de Cadiz, a los templos de la Castrense y el Carmen. Ese día, la imagen abandonaba el convento carmelitano, donde permaneció desde el pasado jueves, para volver al convento de Santo Domingo, su sede canónica.

A partir de las 20:00 horas de la tarde, se puso en marcha este traslado de regreso. Se abría con la cruz alzada, acompañada de dos faroles, a los que seguían las representaciones de las hermandades de la Borriquita, el Prendimiento y el Carmen. Finalizaba el cortejo con el cuerpo de acólitos.






A continuación, salió el paso de la Virgen del Rosario, exornado con azucenas de color blanco. Después de salir, el paso dio un giro completo para ponerse delante de la puerta de la iglesia. A continuación, el paso avanzó hacia la Alameda con la marcha "Santa Teresa de Jesús", interpretada por la banda de música "Maestro Dueñas" de el Puerto de Santa María, a la que seguirían "Coronación de la Macarena" o "La Estrella Sublime".
































La primera parada de este traslado fue el Convento de la Carmelitas Descalzas, ubicado en la plaza de Argüelles. La fachada estaba decorada con la bandera española y en la puerta se montó un altar con una imagen de Santa Teresa.



La Virgen del rosario fue recibida al llegar allí con petaladas y fuegos artificiales. A continuación, el paso se paró frente a la puerta del convento para que las monjas le cantaran. Finalmente, el paso se marchó para continuar su recorrido, mientras la banda interpretó "Santa María de la O".










El cortejo siguió por la calle Isabel la Católica, donde le esperaba una representación de la hermandad de El Caminito en la puerta de su capilla. El paso se paró frente a la puerta, donde se cantó la Salve y se le colocó una medalla de la hermandad en el frontal del paso. Finalmente, la Virgen avanzó por la calle con las marchas "Virgen de las Angustias" y "Regina Regum".









La siguiente parada fue en la iglesia de San Francisco, donde la esperaban las hermandades residentes allí, que son El Caído, Nazareno del Amor y Vera-Cruz.




La Patrona llegó a la puerta con "Cristo de la Vera-Cruz". Después de hacer una parada, se cantó la Salve y se hizo una ofrenda de dos ramos de flores. A continuación, el paso se marchó hacia la plaza de San Francisco con la marcha "Nazareno del Amor".









Posteriormente, la Patrona visitaría las parroquias del Rosario y San Agustín, hasta regresar a Santo Domingo a las 01:00 horas de la madrugada, poniendo así el colofón a una semana histórica para la Patrona de los gaditanos.